Como Jones es plenamente consciente, será un paso más allá de vencer a un equipo de Escocia que se desempeñó mal en Murrayfield y un lado maltratado italiano que se quedó sin hojaldre. Nadie, por lo tanto, realmente sabe si Inglaterra son: a) los favoritos del título genuino; B) adelantarse una vez más; O c) mejor equipado para prosperar contra la oposición superior de la escuadra Jones heredado de Stuart Lancaster.Eddie Jones pone en peligro Irlanda con preguntas de fitness Jonathan Sexton Leer más

La llegada de Irlanda, por lo tanto, es significativo: no tan Un nuevo comienzo como una oportunidad para renovar los votos tradicionales. Los irlandeses, heridos o no, están tratando de recuperar la chispa que trajo sucesivas coronas de las Naciones Unidas.Inglaterra, enferma de ramos de damas de honor, quiere restaurar la fe de sus partidarios y la reputación de fortaleza de su tierra natal. Gana otra vez y consigue su propia espalda en Gales el 12 de marzo y, de repente, los Bet365 bonos chicos de Jones se 80 minutos de París de un Grand Slam. Si esto termina siendo una vendimia Seis Naciones sigue siendo incierto, pero su australiano Líder no será remotamente molestado por el estilo. Si hay una diferencia principal entre la Inglaterra otoñal y sus doppelgangers de las seis naciones es mindset.Hacer el trabajo, por los medios más fácilmente disponibles, es el mantra de Jones; Mientras que los resultados alentadores siguen fluyendo pocos en Inglaterra se quejará de la implacable ética de trabajo del entrenador en jefe y en ocasiones de las opiniones de los perezosos, incluso Si este último puede ser menos que encantadoramente gallant. Levantar el tema del estado de Jonathan Sexton de esta semana era legítimo bastante – en este nivel no es el trabajo de los entrenadores de la oposición para slather las mitades-mosca rivales excepcionales En Kerrygold -, pero sugerir públicamente que los padres del jugador deben estar preocupados por su bienestar fue un golpe bajo.Aquellos que se preguntan cuánto fue un intento calculado de crear fricción estarán interesados ​​en esta valoración del personaje de Jones por el capitán de Inglaterra, Dylan Hartley. “Un día él vendrá y me preguntará cómo son mis hijos, luego 10 segundos más tarde me dirá que he entrenado mierda. Al día siguiente, entrará y dirá: “¿Cómo está la señora?” Y luego dice: “Usted se entrenó bien hoy.” Es bastante recto arriba y abajo. Lo que ves es lo que consigues con él. No es un acto que está poniendo. Ése es él “.

¿El doctor Jekyll y el señor Hyde? Ambos parecen residir dentro de la misma piel antipodeo resistente. Si algunos miembros de los medios no están seguros de cómo reaccionar a ser llamado por hacer preguntas “ridículas”, imagine cómo se sienten los jugadores más jóvenes. Sin embargo, lo que Jones ha fomentado indudablemente es un sentido de autodeterminación.Si los jugadores muestran mejoras en áreas específicamente nominadas – en lugar de simplemente trabajar duro – serán promovidas. Los que serpentean a lo largo pueden esperar ser sumariamente cortados. Owen Farrell, por ejemplo, ya se ve y suena un hombre más confiado hacia afuera sólo unas semanas después del régimen de Jones. Tal vez este proceso de maduración hubiera ocurrido naturalmente bajo Lancaster y su padre Andy, o tal vez una explosión de aire fresco del hemisferio sur ha sido el catalizador. Inglaterra de Jones de los muertos de Scdie el escenario y finalmente se centran en el campo Leer más

Una reacción animada es seguramente lo que Inglaterra buscará este fin de semana. Tratar de borrar el scrum irlandés está muy bien, pero el regreso de Mike Ross y Cian Healy a los irlandeses 23 hace que sea menos probable.Aérea, también, los visitantes son particularmente adeptos, ya sea a través de los 6 pies 11in Devin Toner en el lineout o el alto aumento Rob Kearney y Robbie Henshaw en campo abierto. Añade en el juego de patadas de Conor Murray y Inglaterra tendrá que hacer incursiones en torno a la avería y en el centro del campo para garantizar la repetición de su Copa Mundial de 21-13 victoria de calentamiento contra los mismos oponentes en el mismo lugar hace menos de seis meses.

Todo lo cual ayuda a explicar por qué Jones, sin esperar, planteó el tema de Sexton el jueves. En el mejor de los casos, no hay mejor medio en Europa; Sin él, Irlanda no habría disfrutado de algunos de los puntos altos que han hecho. Pero si Irlanda gana una bola decente, Sexton tiene bastantes bet365 depositos y pagos portadores de pelo enérgicos alrededor de él para dar la vuelta a las mesas y descubrir si hay algún kilometraje que se tiene por el canal de George Ford.El talismán irlandés suele lanzar sus goles, también, y ahora tiene un incentivo adicional para demostrar que su contundente experiencia francesa ha tenido escaso efecto. No sería ninguna sorpresa si las cosas se ponen feisty – que es posiblemente lo que Jones estaba tratando de ingeniero todo el tiempo. Los seguidores de Inglés, sin embargo, estarán buscando más indicadores positivos: que Anthony Watson y Mike Brown están de vuelta A su mejor, que Ford puede jugar al matador con la compostura adecuada y que el 21-años de edad, Maro Itoje, en su primera prueba de inicio, es tan potencialmente bueno como muchos dentro del juego creen.Los lesionados Joe Launchbury y Courtney Lawes, por no mencionar a Chris Robshaw, estarán mirando con ligera ansiedad; Si el atlético Itoje deja a algunos operadores irlandeses experimentados en su estela él va a ser fuertemente duro caer. Con Dave Ewers que hace una vuelta para Exeter contra el baño, la responsabilidad también está en Robshaw, James Haskell y Billy Vunipola para dominar la fila trasera irlandesa de CJ Stander, Jamie Heaslip y Josh van der Flier. Desafortunadamente para los escritores principales salivating el apellido de este último se pronuncia “Fleer” pero la herencia holandesa del joven flanker desmiente una niñez pasó en Wicklow. Irónicamente, es el único miembro de la fila de atrás de los visitantes que realmente han nacido en Irlanda. Stand and deliver, en otras palabras, tiene que ser el objetivo de Inglaterra.Irlanda ha anotado tres intentos en sus últimas cinco pruebas contra los ingleses, ganando sólo una vez, y tendrá que mostrar más vanguardia de lo que han logrado masajear esas estadísticas. Sus anfitriones están en forma, todavía tienen que conceder un intento de campeonato, poseen un banco fuerte ahora incorporando el pacy y talentoso Elliot Daly y sienten que han absorbido sus amargas lecciones de hace seis meses. Gana y habrá más sustancia para el cambio de imagen de Jones. Perder y, en lo que respecta a muchos aficionados ingleses, muy poco habrá cambiado salvo la nacionalidad del entrenador.